miércoles, 12 de marzo de 2008

2005 - EL MAR NOS UNE: PAMPERAZO EN BUENOS AIRES




Durante el fin de semana se disputaron siete regatas. barlovento-sotavento , las cancha de regatas fue armada por Leonel Rodriguez en las inmediaciones del canal de acceso a la Bahia de Nuñez con las boyas que posee el Centro y el barco de Comisión de Regatas fue el “Compadrito” de Marcelo Banegas. Mientras cuatro embarcaciones de apoyo recorrian la cancha de regatas para brindar seguridad a la competencia y colaborar con los recambios de tripulacion programados.

El Centro de Graduados aporto tres pamperos blancos para los tripulantes del Colegio Nacional Buenos Aires y los cuatro pamperos rojos del Liceo fueron facilitados a la delegación del Club Nautico Bahia Blanca. El día sábado por la noche las distintas tripulaciones participaron de una cena de camaradería. y el domingo por la noche en el ambiente apacible que propone la camareta náutica se realizo la entrega de premios encabezada por el Comodoro de la institución Ricardo Grubissich, alli se premiaros a los 1,2 y 3 puesto de las categorías Principiantes y Timoneles y se otorgaron también diplomas para todas las tripulaciones e instituciones participantes. Se encontraba presente el Secretario de la Asociación Argentina de la Clase Nacional Nacional Pampero: Sr. Carlos Ferreira -que viajo desde Salta para participar en las regatas-y aprovecho la ocasión para invitar a todos los pamperistas a viajar a Salta para el Campeonato Argentino de Pamperos 2006 . Por su parte, representantes de la AUN de Mar del Plata invitaron a todos a participar del Primer Encuentro Nacional de Pamperos, en febrero del año 2006.
La Delegación del Club Náutico Bahía Blanca hizo entrega de un plato recordatorio al Comodoro del club anfitrión.

Para finalizar se entregaron menciones a quienes colaboraron con embarcaciones de apoyo para reforzar la seguridad en la cancha de Regatas, correspondiendo las mismas a Oscar Piñeiro del Club Náutico Azopardo y Jerónimo Dimas García de la Universidad de Buenos Aires.
Merece resaltarse la excelente camaradería puesta de manifiesto durante las dos jornadas y el gran compañerismo que hay en la Clase pampero, donde no hay lugar para las rivalidades y las tripulaciones son todas amigas entre si.Los organizadores teniamos un sueño: “ ver el Rio de la Plata sembrado de pamperos” Los días sábado 8 y domingo 9 de octubre nuestro sueño se hizo realidad, una flota de veinte pamperos floreció en el Río de la Plata.
Agradecemos a Ricardo Grubisich y a Leonel Rodriguez por abrirnos las puertas del Centro de Graduados del Liceo Naval Militar, puerta de entrada de la Clase Pampero en Buenos Aires